Baby Led Weaning,  Blw +12 meses,  Cabo Verde: Isla de Sal,  Mi experiencia blw,  Viajes con bebés blw

Isla de Sal. ¡Cabo Verde nos espera! Desvelos nocturnos

A pocos días de nuestro primer viaje a Isla de Sal con nuestra bebé de 18 meses, mis desvelos nocturnos rondan en torno a la idea de si Mochi comerá en condiciones.

Hasta hace 18 meses mi mayor preocupación en los viajes era si llevarme el mono largo verde o el mono corto blanco. Que no se me olvidase el adaptador del enchufe. Decidir si llevar el secador o apostar por el del hotel… Y poco más…

Dudas blw Isla de Sal

Ahora todo gira en torno a qué llevar para el avión. Tendrá que desayunar y comer. 🤔. Que no se estropee. Que no ensucie mucho. Que sean cosas que se que la gustan, pero que sean nutritivas y algún snack divertido…

Dormirá algo…? llorará…? o se dedicará a aprenderse el nombre de cada pasajero.. (Espero no sufrir mucho la niñofobia que está tan de moda)

Qué restaurantes encontraré. Qué frutas y verduras. Extrañará los sabores. Se adaptará al horario. Habré hecho bien la elección del hotel. Quizás hubiera sido mejor un todo incluido…

Yo misma me auto respondo:

– Allí también hay niños, y comen…

– Sólo será una semana, puedes levantar un poco esa auto exigencia de madre primeriza…

– Será más sencillo de lo que estás pensando, los niños se adaptan a todo

Y sobre todo

– Bueno, tranquila, tiene su teti siempre a punto.

Los que ya habéis superado esta primera vez seguro que ya relativizais mucho las cosas, y en vuestros viajes ya no os rondarán ni la mitad de dudas que a mí. Al final los niños se adaptan a todo y disfrutan, así que ¡¡relax!! O mejor, como dicen en Cabo Verde: «¡¡No stress!!»

Pero claro… si en el día a día Mochi no aguanta ni 5 minutos sentada comiendo, si un día se me ha tostado un poco más la tortilla ya no la quiere, si la piel de un garbanzo está un pelín más dura lo escupe y ya no quiere más… y podría seguir pero creo que es suficiente para mostraros de qué palo va esta loquilla (como supongo que muchos de vuestros loquillos)… Pues eso, que me preocupa, tengo que reconocerlo.

¡Y espero no ser la única! Porque mal de muchos consuelo de tontos como dice el refranero… y porque entonces no se para qué escribo este blog 😅🤣

Entiendo que en España o con triturados la cosa puede estar un poco más clara (o quizás no, cada niño es un mundo), pero al viajar a otro país, creo que las dudas son justificadas. Hacer baby led weaning en teoría es una ventaja para los viajes, pero no siempre es tan utópico como dicen en los libros. Al menos en mi caso pero esto da para otro post.

A la vuelta de Isla de Sal espero poder contaros que todo fue estupendo y que fue una aventura gastronómica para Mochi. Habré superado otra más de tantas primeras veces y tendré información de sobra para contaros a los que vayáis por primera vez a Isla de Sal.

¿Y vosotros? ¿Habéis pasado ya el reto del primer viaje? ¿O estáis como yo gestionando las dudas y desvelos nocturnos? ¡Os leo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: