Bebé dormido después de comer
Baby Led Weaning,  Blw 6 meses,  Mi experiencia blw

Enemigos del Blw: hambre y sueño

Enemigos del Blw, hambre y sueño
No intentes ofrecer comida a un bebé con sueño. Su prioridad será dormir. Además puede ser peligroso.

Hoy os hablaré de dos de los mayores enemigos del Blw: el hambre y el sueño.

Lo leí en los libros, lo aprendí en las formaciones… y lo vivo y corroboro desde los 6 meses de Mochi (hoy justo hace 17 🎂).

El sueño vale pero… ¿El hambre?

Pues sí. Sobre todo al inicio de la alimentación complementaria, como el bebé tenga hambre, estás perdido. Querrá teta (o bibe) y punto.

No intentes ofrecer comida a un bebé con hambre. Dale teta o bibe y después los sólidos.

Conforme vaya creciendo se irá dando cuenta de que el hambre también le sacia, y a partir del año ya no hace falta seguir esta norma al pie de la letra.

Además, hasta el año la recomendación es dar primero la leche materna o de fórmula para asegurarse de que el bebé recibe todos los nutrientes que necesita. Tanto si haces baby led weaning como si no.

Pero ahora viene la segunda parte: el sueño

No intentes ofrecer comida a un bebé con sueño.

A parte de que puede favorecer el atragantamiento, su prioridad será dormir. Te pedirá teta (o bibe) una y otra vez. Guarreará más que nunca porque querrá terminar cuanto antes. Y la posibilidad de que escuche sus señales de hambre y saciedad es mínima. Y la posibilidad de que disfrute explorando la comida es cero.

No intentes ofrecer comida a un bebé con hambre ni sueño.

Entonces… le doy la leche, con toda probabilidad se duerme… y después le podré ofrecer sólidos… Si no tiene sueño pues perfecto. A explorar con los sólidos. Parece fácil… ¿no?

Pues mi experiencia en este sentido no ha sido fácil ni por asomo.

Al menos en mi caso era primero teta, y automáticamente a dormir. Al despertarse teta otra vez la mayoría de las veces… y después, ya fuera de todo pronóstico y horario le ofrecía los sólidos. A veces coincidía con nuestra comida, y ese día había más probabilidades de que hiciese algo de caso a los sólidos. Pero si no coincidía, se lo ofrecía igualmente a ella solita y bueno, algo jugaba pero comer… bastante poco.

Bueno, no pasa nada, ya comerá, con la teta tiene bastante, ahora los sólidos son como un juego… Hasta el año ese era mi mantra.

Poco a poco, van pasando las semanas. Y te mantienes en tus trece con tu madre que se empeña en que la teta la dejes para el postre. Y para vuestra sorpresa te vas dando cuenta de que en la situación ideal sin hambre ni sueño, aunque le hayas dado la leche, explora y come muchísimo más que si se lo ofreces antes. Te vienes arriba. ¡¡Cómo mola esto del baby led weaning!!

A partir del año te vas creando otras expectativas que a veces no se cumplen y tocan otra vez dudas e inseguridades en esta montaña rusa de la maternidad. Pero esto da para otro post.

Así que sí, efectivamente estos dos grandes enemigos del blw, el hambre y el sueño, van de la mano y hay que torearlos sin agobios y sin presión, para que tanto nosotras como el bebé disfrutemos de todas las ventajas del baby led weaning.

¿Cuál es vuestra experiencia en ese sentido? ¿Como habéis hecho frente a estos dos enemigos del blw? Para niños los colores así que a todas nos viene genial compartir experiencias, tanto si es ideal de libro como si no lo es tanto.¡Os espero en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: