Baby Led Weaning,  Blw +12 meses,  Mi experiencia blw,  Nuevos alimentos

Nuevos alimentos: 4 claves para que tu hijo los pruebe

Ayer ocurrió algo genial y muy interesante que me dio la idea para escribir un post contando algunas claves para que nuestros bebés/ niños pequeños prueben nuevos alimentos.

A partir de los 6 meses, cuando el bebé cumple los requisitos para empezar la alimentación complementaria, tenemos todas las posibilidades de alimentos por introducir. Todo les llamará la atención y antes o después lo llevarán a la boca hasta ir cogiendo el gusto a comer.

Según van creciendo y comiendo más, van estableciendo sus preferencias y en muchas ocasiones he oído a madres y padres comentar (y yo también lo he vivido) que nos quedamos sin ideas porque los bebés/niños pequeños no quieren probar alimentos nuevos.

A mi me pasa con los purés en general. Me pasaba también con el yogur al introducir la leche de vaca, pero un día por fin lo comió y ahora es lo que desayuna o merienda.

Nuevos alimentos: primeras cucharadas de yogur

En aquella ocasión (13 meses) tenía en el frigorífico un bol grande de yogur casero que había hecho el día anterior con ella. El bol es fucsia. No se si importa o no la verdad jajaj… pero es muy vistoso.

Cogí una cuchara grande para echar un poquito en un cuenco para mi para merendar y de repente lo intentó agarrar.

Me quitó la cuchara allí mismo, con el frigo abierto.

Se sentó en el suelo y empezó a remover el yogur como un druida con su pócima.

De repente, para mí asombro, le dio un lametazo. Cayó un buen pegote en el suelo de la cocina (que es negro, imagina). Y de ahí pasó a darme cucharadas.

Cogí yo otra y fue un momento memorable de compartir cucharadas de yogur nosotras dos, el suelo y la ropa.

Y no quiero recordar el lametazo que pegó al suelo.

A partir de ahí poco a poco fue aumentando la cantidad y disminuyendo el desastre, aunque eso nunca se elimina del todo 😅

Nuevos alimentos (texturas en este caso): Puré, la misión que creía imposible

Ayer de nuevo se dieron las circunstancias y se alinearon los astros para que Mochi por fin ¡comiese un puré!

Ya os contaba en otro post que desde el primer momento nos dejó claro que los triturados no eran lo suyo.

¡Mira que mi madre y la de mi chico lo intentaron con todo tipo de elaboraciones riquísimas!

Pero nada, si conseguíamos que le diera un lametazo a la cuchara era un milagro.

Como yo quería hacer Blw, me negué a pasar por la fase de meter a toda costa la cuchara en la boca del bebé inmovilizándolo por los mofletes.

Y bueno, realmente ya me da un poco igual, porque come mucha variedad de frutas y verduras pero jolin, con lo que me gustan las cremas y los purés, ¡ya está bien que el día que lo comamos no tenga que hacerle otra cosa a ella!

¿Y cómo lo he conseguido? 🤷‍♀️

Como digo, igual que pasó con el yogur y con algún alimento más, se alinearon los astros en su cerebro y se cumplieron una serie de requisitos.

Con las vivencias con Mochi tengo claro que estos 4 puntos son la clave para que los bebés/ niños pequeñitos prueben cosas nuevas:

1️⃣ Lo que yo llamo «parafernalia»

Que vea de donde viene y participe de alguna forma en su elaboración.

Si tenemos huerto y lo ve o lo recoge, mucho mejor. Si no, que participe de cogerlo y pesarlo en el supermercado, «pelarlo», cortarlo, darle al botón de la batidora… cada uno según los límites de su edad, siempre con seguridad.

Algunas personas hacen los platos súper atractivos y es una pasada lo chulos que quedan. Pero en mi caso siendo realista no soy mañosa para eso y tardaría una eternidad.

Con Mochi tengo comprobado que cuando participa está más dispuesta a probar. Que le guste o no eso ya es otra cosa y hay que respetarlo. Quizás a la primera no le gusta y no por eso hay que dejar de ofrecerlo. Cualquier día te sorprende y se lo zampa. Por eso el número 2.

2️⃣ Ofrecerlo. Y seguir ofreciendo. Y seguir ofreciendo…

En días diferentes. Siempre sin insistir y sin obligar. Sólo que lo tenga delante y accesible. ¿Y Cuál es la mejor manera de ofrecerlo y que decida probar sin que se sienta presionado? Pues el número 3

3️⃣ El ejemplo

Comerlo nosotros. Pero sobre todo comerlo al mismo tiempo. Ponerle su comida/cena, y nosotros nuestro puré (o el alimento que sea) Cuando sienta la necesidad de probarlo, lo mirará, preguntará qué es, y con palabras o gestos te hará entender que quiere meter cuchara. Ahí deberás tomar la decisión más arriesgada de todas. La número 4.

4️⃣ Dejar que sea él o ella la que se lo lleve a la boca

Es muy probable que si decides no arriesgar y darle tú con la cuchara para que no manche, selle sus labios a fuego y te haga una cobra mejor que la de Bisbal a Chenoa. (Como la que me hace a mi en el minuto del vídeo)

Así que, lo mejor es dejar que coja la cuchara (o el alimento con la mano), armarse de paciencia, no mirar al suelo ni a la ropa (ni al pelo,  ni a la trona, ni a TU ropa) y dejar que todo fluya…

✳ Cuando la veas chupar su cuchara (o dar un bocado a algo), te robe la tuya, te robe el puré y quiera jugar a que no la dejas coger de tu plato.

Cuando monte una lucha de cucharas y se parta de risa mientras relame lo que ha caído en la mesa…

Cuando se lleve el alimento a la boca una y otra vez diciendo «¡qué deliziozo!»

Sabrás entonces que ha merecido la pena poner perdida la sudadera nueva, la trona, el suelo, la mesa, los juguetes…

¿Y cómo se que realmente fueron esos puntos los que la motivaron a probarlo?


Pues porque lo dicen los expertos sobre todo jejeje. Y :

1️⃣ Porque justo la semana pasada cogimos juntos la calabaza del huerto. La vaciamos con cara de calabaza de halloween, y estuvo enredando en todo el proceso.

2️⃣ Porque ya lo hemos ofrecido muchas veces y alguna tendría que ser.

3️⃣ Porque a mi chico no le apañan mucho los purés así que creo que es la primera vez que lo comemos los dos juntos. (También a él le motivó la parafernalia) Y una de las pocas veces que comemos los tres en la cocina. Sin tele. Ella en su trona. Compartiendo. Viendo lo que comemos. Es uno de los principios del Blw pero no es siempre fácil.

4️⃣ Porque hice un esfuerzo increíble por no pensar en el destrozo y no regañarla si lo ponía todo perdido. Y disfrutó como una enana.

Bueno, ella y nosotros viéndola disfrutar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: